El gran costo de desorganizarte en tus hábitos

Aparece de nuevo, ya sabías que podría suceder sin embargo cediste nuevamente pues ahora es fácil identificar lo que te sucede y cómo es que tiene un efecto inmediato en ti; no estoy hablando de que te programes para que algo te suceda, lo que quiero decir es que cuando te conoces y reconoces los efectos que tiene el medio ambiente o tus propias conductas sobre tu salud es poco probable que evites las consecuencias ya sean positivas o negativas.

Hace más de 5 años que me doy a la tarea de auto observarme, que me permito ir más allá del solo vivir el día a día sin tener reflexión de lo que sucede tanto en mis síntomas como en mis emociones, pensamientos, acciones, conexiones del espíritu; alrededor de ello he integrado varias estrategias como seguir formatos que me han recomendado, hacer mis propias listas de síntomas y calificarlos día a día durante meses y luego analizar la tendencia, seguir registros que la literatura recomienda para controlar el dolor, Apps, softwares y para mi gusto la más potente: permanecer en silencio y observar mi interior, mis emociones, los movimientos del espíritu (ejercicios espirituales)

Pues sí, resulta que cuando esto se convierte en parte de tu día a día al correr del tiempo se convierte en una rutina y por lo tanto en la posibilidad de tener control sobre mucho de lo que sucede en tu vida… así sucede conmigo el día de hoy: “hace días 5 días viajé de regreso a México, mi vuelo fue de madrugada para aprovechar al máximo las horas de mi estancia allá lo cual desde un inicio requirió a mi cuerpo un sobre esfuerzo por todo lo que significa viajar, posterior a eso un desajuste en el horario pues aunque parezca poco 2 horas de diferencia en tu rutina generan grandes modificaciones en el organismo como por ejemplo dormir y levantarme a distintas horas (lo cual parece no ser tan grave pero en una persona con condiciones de salud crónica es la diferencia entera entre vivir bien tu día o hacerlo muy pesado), cambio en la alimentación, romper el ritmo…

¿Por qué me es importante reconocer todo esto? Porque no hay manera de que el día de hoy no me repita ante mis síntomas y sensaciones que todo esto lo causé yo… efectivamente, yo decidí el horario del vuelo, la hora a la que iniciaría mis actividades al llegar a Guadalajara, los cambios en mi dieta, el horario para ir a dormir (pues desde hace 6 meses que vivo en California mi horario para ir a la cama es a las 10:30 pm y por lo tanto duermo alrededor de 8 horas diarias -esto es felicidad pura!!!-), mis medicamentos religiosamente administrados en los horarios adecuados, mi rutina de ejercicio… En fin, de repente parece que estas cosas pequeñas no deberían de causar ningún inconveniente, lo cierto es que es completamente lo contrario, todos estos movimientos generan estrés en mi organismo lo cual significa que perdió el balance, al perderse entonces el cuerpo requiere una mayor cantidad tanto de energía como de secreción de hormonas, neurotransmisores y hay una respuesta de agotamiento, cosa que no sucede cuando estás en un estado de equilibrio.

Es por ello es que hoy decidí escribir sobre esto, para recordarme a mí misma que es INDISPENSABLE cuidarme pues ello significa quererme también.  Hay cambios en la vida que no puedes controlar al 100% pero en esta ocasión están directamente relacionados con mi responsabilidad.

Me gusta sentirme bien, sin dolor, sin que sea completamente incómoda hasta la sensación de mi ropa sobre la piel como si quemara, con la posibilidad completa de poner atención al 100%, con mi energía en un buen nivel, con mis emociones no sesgadas por la experiencia de mi cuerpo, con la iniciativa para ser más productiva y entonces finalizar el día con todo lo planeado sin tener miedo de que esta incomodidad y el dolor se lleven la mayoría de mis días de la semana.

Sé que depende de mí estar en mejores circunstancias y entonces hay que empezar a trabajar en esto, solo es importante decir que es irrelevante ante qué circunstancia de salud es que te estés enfrentando pues al final los hábitos saludables impactan positivamente en tu experiencia de enfermedad o en la prevención de una.  Los hábitos no saludables o las conductas negativas también tienen su costo y es sencillo querer disminuir desde la propia percepción su impacto real, lo cierto es que a final de cuentas tienen un costo que generalmente es bastante alto.

La tecnología hoy en día está de nuestro lado y en el mercado de las Apps y softwares hay algunas muy bien diseñadas para monitorear, registrar datos, tener un análisis de ellos y entonces contar con información clara y efectiva que permita tomar buenas decisiones con respecto a la salud.

“La información es poder”

Después de transitar por estos años ante una situación crónica creo que es importante identificar estas cuestiones:

  1. Estar vivo significa que hay cosas de tu vida a las que hay que poner toda tu atención y trabajar en ellas, vale la pena invertir en:
    1. La manera en la que comes y te hidratas
    2. Tu movimiento diario, la actividad física continua (somos seres humanos que enfermamos al ser sedentarios)
    3. Las horas de sueño adecuadas
    4. El manejo adecuado del estrés
    5. El fortalecer tu espíritu (llámese práctica religiosa, espiritual, favorecer al bienestar de los otros, estar en contacto contigo mismo)
    6. Alimentar a tu mente
  1. Cualquier intento de creer que somos invencibles ante los efectos de nuestras conductas en la vida es completamente inútil, siempre hay una consecuencia por lo tanto es mejor trabajar para que lleguen resultados positivos y no adquirir todos los costos de los negativos.
  1. Actualmente la tecnología colabora para ser capaces de reconocer lo que le sucede a nuestro organismo más allá de la simple percepción, tener información sobre lo que te sucede de manera constante y precisa es una inmejorable herramienta para mejorar la salud.
  1. Los seres humanos somos seres sociales y la relación que tenemos con los otros, así como nuestra participación activa en el trabajo para el bienestar de los demás es una fuente importantísima de alimento para el espíritu; salir de nuestra propia realidad para adentrarnos en la de otros siempre tiene consecuencias bilaterales positivas.

Vale más saber sobre esto, reconocer lo que nos sucede a cada uno, ubicar los pasos más indispensables por hacer de manera constante y así ir modificando las distintas áreas que componen nuestra vida a creer que debemos hacer un cambio completo y radical en un solo momento, la mayoría de las ocasiones no estamos completamente preparados para ello sin embargo es en extremo valioso el esfuerzo continuo y la modificación sólida.

El cambio en los estilos de vida es todo un tema, sin embargo, tomarle conciencia y trabajar en ello es realmente menos costoso que aquellas consecuencias que aún con todo el dinero del mundo no podrían modificarse.

Things do not change

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s