Día Mundial de la Salud

Hoy celebramos el día mundial de la salud, una fecha que nos lleva a la reflexión y la puesta en acción, no hay mejor manera de trabajar por la salud.

Aún cuando todos los reflectores están puestos hacia la buena alimentación en este día, de manera particular mi énfasis se encuentra hacia la conjunción con la actividad física. Una de mis responsabilidades actuales en la universidad es la creación y coordinación de las III Jornadas Académicas del Día Mundial de la Actividad Física donde queremos que la comunidad universitaria y cualquier persona integre hábitos saludables en su vida cotidiana incluyendo el movimiento y la alimentación equilibrada.

En mi caso particular, no sólo la responsabilidad me empuja a ser coherente y cuidarme sino también mi necesidad personal de control de dolor que ha sido favorablemente afectada cuando se me propuso la opción de hacerlo.

Un día el doctor me dijo que el dolor cedería modificando lo que comía, yo le dije que estaba dispuesta a lo que fuera con tal de mejorar mis días. Fue así como inicié mi camino de decisión para no comer carnes rojas, pollo, mariscos, lácteos y lo menos posible alimentos fritos y/o muy condimentados o con alto contenido de azúcar.

Debo decir que siempre me he enorgullecido de saber que cuando estoy decidida a algo porque me convence, entonces soy capaz de ser muy firme en lo decidido. A esto, definitivamente se ha sumado la terrible sensación de dolor en mi cuerpo cuando he consumido algo de lo “prohibido” y definitivamente me hice amiga de mi mejor versión sin dolor a pesar de los grandes antojos que realmente suceden de manera continua.

Qué momentos son muy difíciles?:
– Cuando todos quieren y pueden comer algo, hay que decidir dónde comer y entonces voltean a verme a mí diciendo: Pero ahí puedes comer tú? Mejor cambiemos de lugar… Creo que he ido aprendiendo a dejar a un lado la culpa y agradecer la ayuda.

– Cuando todos comen enfrente de mi algo que me encanta y yo sólo como verduras.

– Cuando muero del antojo de alguna comida y no debo de hacerlo

– Cuando no hay nada que comer más que aquello que me hace daño y es imposible cocinar algo más para mi.

– Cuando voy descubriendo que mi menú se reduce porque ahora soy menos tolerante a muchos alimentos.

– Cuando tengo que viajar por mi trabajo y lo más sencillo de comer es lo que más daño me hace.

Sé que todos somos capaces de hacer las modificaciones que sean necesarias para mejorar la salud, lo cierto es que sólo cuando esto tiene sentido es que dejas de sufrir y disfrutas de asumir tanto la responsabilidad como los beneficios.

Este proceso de “ayuno” me ha hecho fuerte y sé que por eso también es que mi proceso ahora es más sencillo de llevar, sobre todo porque la vida sigue y entonces tengo más herramientas para enfrentarme a lo que venga, con un espíritu más resiliente y convencido.

Que bueno que existe este día y que bueno que habemos quienes trabajamos a favor de ello.

IMG_2226

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s