Cumpliendo los desafíos… Letting me flow

Sin saber que ésto sería un blog post hace 4 años tenía completamente claro que llegaría un momento donde ésto sucedería; en medio de una época donde cambiaba en gran medida mi forma de vivir inicié un viaje y un reto personal, primeramente sólo parecía un reto profesional pues estudiar una maestría que en mi país fuera completamente reconocida y me diera beneficios en el ámbito laboral habría que buscarla.  

De entre todas las opciones que encontré hubo una que coincidía con mucho de lo que yo quería.. lo concerniente a temáticas de educación y la gestión organizacional; en mi familia corre por nuestra sangre el gusto y la práctica de la docencia, yo debo reconocer que es una de las cosas que más me apasionan en la vida y pues bueno éste programa de estudios además de todo podría combinarlo con mi lugar de trabajo y mi otra pasión que es el deporte así que no había por qué dudarlo… Lo primero que había que hacer era ser aceptada lo cual sucedió y lo segundo ser becada para poder costear mis estudios cosa que también conseguí y agradezco profundamente al gobierno de mi estado que apoya éstas iniciativas por la educación de su gente.

Como se puede ver, todo iba de maravilla, la verdad es importante reconocer que desde el principio fue todo un reto poder llevar en una misma vida 2 trabajos, la vicepresidencia de la Sociedad Mexicana de Psicología del Deporte y la maestría….la cual por su puesto de manera preferente exigía por lo menos cuatro horas diarias de atención, jejejeje… bueno en eso hubo que hacer mucha magia para que en mis 24 horas del día hubiera el espacio suficiente para ello ya que además de todo se venía la preparación psicológica de los deportistas que estaban incubados por la consultoría y que participarían en Juegos Panamericanos Guadalajara 2011.

Hoy sé que gracias a mi gran gusto por todo el tiempo estar llena de cosas que hacer en mi vida pude organizarme e ir sacando adelante la situación…. por lo menos los dos primeros meses que todo iba marchando de manera normal.

Al finalizar el tercer mes de mi primer semestre las cosas empezaron a ponerse raras en mi cuerpo y mi salud, en algún momento pensé que había nuevamente aparecido la Brucelosis que meses antes había sido atendida, sin embargo no fue así y entonces es cuando dio inicio ésta travesía de entender qué era lo que mi cuerpo estaba realmente viviendo en su situación de salud.

No me voy a extender mucho pero las primeras manifestaciones de dolor parecían hacerme sentir exhausta, hinchada, sin energía y con pocas posibilidades de simplemente cargar mi bolso, lo cual era completamente incoherente si es que tenía un ritmo de vida como el que acabo de comentar…. Finalmente pude terminar el primer semestre sin siquiera tener la mínima claridad de lo que iba a suceder conmigo, lo cierto es que múltiples dudas personales y terribles miedos me estaban invadiendo.

Hoy más allá de comentar todo mi viacrusis médico sólo quisiera poner énfasis en algo que me ha acompañado desde entonces y que siempre le da un impulso muy especial a mi vida…. Poco antes de iniciar mi segundo semestre creo que viví una de las crisis emocionales y de dolor más fuertes de éste proceso… simplemente creía que sería incapaz de seguir con todo lo que tanto quería y por supuesto había que dejar un sueño que era mi maestría además de eliminar todos los esfuerzos que habían hecho que estuviera estudiando.  

Un buen día había una actividad muy importante en la universidad para la cual yo estaba citada, sin embargo era muy temprano y simplemente mi cuerpo no respondió como generalmente lo hacía… llegué tarde, con ojeras, habiendo tomado la primera ropa que había encontrado y con ningún ánimo de vivir por lo menos ese día…. lo recuerdo muy bien porque estaba completamente petrificada del miedo de lo que estaba pasando, además había que decidir si iniciaba un tratamiento que por lo menos en ese momento me aterrorizaba pues había que hacer ozonoterapia y ¿cómo es que iba a permitir que inyectaran ozono en mi sangre? no sería más peligroso aún y me pondría peor??? nada hasta ese momento había funcionado y yo no sabía si estaba yo literalmente volviéndome loca.    Hoy cuando veo ese momento se que estaba en crisis de salud, de dolor, del alma, de vida….   

Yo soy una fiel creyente del amor de Dios en mi vida, siempre he podido decir y sentir que me ha acompañado en mis momentos más obscuros y que ésto que por ahí dicen de que “siempre te ha cargado” indudablemente es porque ha puesto recursos y personas increíbles a mi lado.   Dentro de esa crisis sin más palabras eso estaba pasando, había las mejores personas del mundo a mi lado: mi familia y mi mejor amigo.    

Cuando estudié psicología vi en muchas ocasiones personas en el hospital en situación de crisis y más allá de lo que yo había podido hacer me habían contado los protocolos de actuación de los doctores cuando las personas estaban sin posibilidad de atender a la realidad;  yo creo y se que de alguna manera yo estaba así ese día, sólo lloraba, tenía miedo, no entendía nada y me quería ir de ahí…. sólo quería escapar… estaba dispuesta a dejar todo y eso también significaba dejar la maestría.  Pocos días antes había hablado con mis maestros para plantear la situación y todos estuvimos de acuerdo en que primero era mi salud, osea que el permiso para abandonar estaba dado.  Sólo que se me escapó un pequeño detalle y es que no me había percatado que había quién podría sujetarme, verme a los ojos y detener mi crisis…. por lo menos hacerme pensar y reestructurar… (en teoría psicológica, aplicar la re estructuración cognitiva de Ellis).

Ese día, mi mejor amigo con toda la calma del mundo me sentó en un sillón, dejó que llorara todo lo que podía hacerlo, y me veía…. sólo me veía sin decir nada hasta que pude detener el llanto.  Me preguntó que ¿por qué estaba así?, ¿qué era lo que había pasado? siempre estaba yo funcionando bien y cumpliendo con todo, pero claro cuando tu mejor amigo ha visto lo que has vivido desde que se presenta el primer signo de enfermedad es difícil ocultar cosas y sobre todo ver cómo es que puedes estarte consumiendo.  

Después de hablar conmigo unos minutos, pregunto  que ¿qué era lo que estaba dándome tanto miedo? y yo respondí que tenía mucho miedo de dejar todos mis sueños porque creía que ya no podía hacerlo y estaba muy triste por ello.  Le conté que me daba pavor pensar en la nueva alternativa del ozono, que no quería tomar antidepresivos (que la reumatóloga había prescrito) y que sentía que no tenía energía para hacer nada de lo que más me gustaba hacer y por eso había decidido dejar la maestría o por lo menos disminuir las materias que tenía (lo cual significaba perder la beca y además estar en un lío legal por dejarla así).   

Dos minutos posteriores a eso seguían rodando las lágrimas pero creo que el corazón estaba descansando mucho de poder por lo menos decir todo lo que me tenía ahogada,  y bueno lo que viene a continuación creo que es una de las cosas más inspiradoras que he podido escuchar y que le dieron la posibilidad a mi alma de tomar fuerza.  Sin más palabras me dijo: – “Tú eres como un lápiz”, los lápices sirven para escribir, para adornar un escritorio, para ser pisados, para ser mordidos, pueden ser rotos, aplastados, olvidados… pero en cualquiera de esas circunstancias siempre hay algo para lo que en realidad pueden servir a pesar de estar rotos, pisados, arrumbados o como sea… Los lápices tienen la capacidad de escribir las más bellas historias, los mejores artículos, lo que tú quieras…. nadie te puede detener, nadie puede quitar tu verdadera esencia”- 

Como podrán imaginarse, ahorita y en ese momento volvieron a salir muchas lágrimas, mi corazón se sacudió y desde ese momento no ha dejado de hacerlo…. sólo se conectó el corazón con algo que a mí me encanta y que es el desafío.   Al día siguiente fui a pedir mi primera cita para la ozonoterapia que con todo lo dolorosa que puede ser en algunos momentos ha sido una bendición y por supuesto no dejé la maestría ni mis otras ocupaciones.   

No estoy hablando aquí de que esto curó mi dificultad de salud, la verdad es que aún estoy en el combate diario y la búsqueda por las mejores maneras para encontrar alternativas y soluciones ante esto, sin embargo hoy vuelvo a confirmar que no hay nada más poderoso en las personas que lo que vive en su interior y bueno, hoy con todo el gusto del mundo puedo contar muchos proyectos, viajes, sueños, desafíos y logros que irónicamente ha impulsado ésta situación.

Hoy es un día en el que quiero compartir el logro de haber terminado y cerrado con un ciclo muy importante en mi vida; el pasado miércoles 06 de Agosto a las 12 hrs. fue mi examen de titulación de la maestría, tuvieron que pasar dos años desde la finalización del programa académico para que lo pudiera conseguir pero “LO HICE!!!!” y todo el proceso de preparación de entrega de mi tesis, la parte administrativa y la configuración del día del examen realmente fue deleitante para mí, todo este tiempo simplemente fluí por completo.

Un día decidí que el dolor no me iba a quitar nada de todo lo que realmente quería en la vida… llevo unas cuantas batallas ganadas y estoy segura que un día ganaré la guerra, mientras tanto estoy disfrutando enormemente el camino de subida a las montañas de éxitos en mi vida.  Este es uno profesional que me llena de orgullo y fuerza, deseo con todo mi corazón que la felicidad de vivir la vida sea la que inunde cada instante y entonces sólo sea eso, la posibilidad de fluir, apasionarme y amar cada momento… toda la vida.

Este post está dedicado especialmente a mi familia y a mi mejor amigo… es un agradecimiento a la vida, sus oportunidades y definitivamente a Dios. 

Gracias a todos ustedes que toman un minuto de su tiempo para leer esto y compartir la vida… 

Maestría en Educación y Gestión del Conocimiento

Maestría en Educación y Gestión del Conocimiento

 

“Si para recobrar lo recobrado

Tuve que haber perdido lo perdido

Si para conseguir lo conseguido

Tuve que haber soportado lo soportado

 

Si para estar ahora enamorado

Fue menester haber estado herida

Tengo por bien sufrido lo sufrido

Tengo por bien llorado lo llorado

 

Porque después de todo he comprobado

Que no se goza bien de lo gozado

Sino después de haberlo padecido

 

Porque después de todo he comprendido

Que lo que tiene el árbol de florido,

Vive de lo que tiene sepultado”

 

Santa Teresa de Ávila

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s