La boda de tu amig@ y el dolor te persigue…. Estrategias!!!

#Spoonie, una palabra que se ha integrado en el día a día de mi vocabulario pues sigue dando sentido a todo lo que debo decidir en la mayoría de los momentos.

Ir entendiendo lo que pasa con tu cuerpo y estar auto observando siempre tiene ventajas, en muchas ocasiones puede provocar miedo pues atiendes a más de uno de los focos rojos que podrían haberse presentado a lo largo de tu periodo de tiempo experimentando dolor.

Esto que relataré sin tener una cifra completamente concreta, por referencia de los blogs que he revisado, las personas que conozco (que padecen dolor debido a una enfermedad invisible como fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Estrés post traumático y artritis en algunas de sus formas)  así como lo que los artículos científicos refieren con respecto a las consecuencias de la presencia del dolor crónico es que las relaciones sociales y la convivencia se vuelve irregular y presenta múltiples dificultades, ésto sobre todo debido a la poca posibilidad de planificar si tu cuerpo estará listo para llegar a la reunión que tenías planeada con tanto entusiasmo con tus amigos pues la crisis puede presentarse en cualquier momento o simplemente no terminarte de recuperar de la que se presentó en los días previos a tu reunión y por lo tanto en definitiva disminuir las probabilidades de asistir o padecer mucho dolor durante el tiempo en el que se presenta la reunión.

Debo confesar que esto durante los 2 primeros años de la experiencia de dolor fue muy difícil de manejar, mi propia personalidad hace que sea muy exigente conmigo misma y que todo lo que la responsabilidad me pide se cumpla al pie de la letra, eso sin duda generó gran desgaste físico y emocional, no ponerle atención a esta situación por supuesto que desencadenó muchas crisis; ahora el tema es distinto, sin embargo revisar los primeros dos años es fundamental para llegar a las conclusiones de un manejo con mayor efectividad.

Integraré este comentario por aquí pues se encadena con la siguiente parte del relato y posteriormente con las estrategias que he podido llevar a mi propia vida.  Hace 4 años el primer síntoma de la presencia del Estrés Post Traumático fue el regreso de una bacteria que en dos ocasiones se ha presentado en mi vida, “Brucelosis”.  El mayor dolor además de las complicaciones de salud fue definitivamente emocional, habían pasado algunos años ya hasta que el sueño de regresar a bailar ballet estaba haciéndose realidad, las manifestaciones inmediatas de la Brucela impidieron por completo el seguir en la actividad… sin duda un golpe muy fuerte pues cada día parecía más difícil ya no sólo el bailar sino la realización de cualquier actividad que me implicara movimiento con energía adicional a la de simplemente caminar.  En múltiples ocasiones caminar es complicado, sobre todo en los momentos de mayor presencia de inflamación y dolor.

La presencia de dolor crónico puede llevar al desgaste emocional prolongado y por tanto a niveles de motivación muy bajos que afectan de manera importante la vida.  Todo esto lo relaciono debido a que en específico el “Bailar” es una pasión en mi vida, simplemente el imaginarlo provoca que mi corazón lata fuerte y mi emoción se modifique, es en definitiva un buen antídoto por lo menos momentáneo o tan prolongado como a veces lo decida.

Aquí es donde se unen todos los puntos, cuando la pasión está a flor de piel (las ganas de bailar y divertirte) y la crisis de dolor también o el cansancio extremo…. en definitiva no hay una buena combinación.  Puede ser que el dolor y el cansancio saboteen por completo un momento de vida que quisieras compartir con las personas que quieres y disfrutar como cualquier ser normal del planeta un momento de convivencia con tus amigos y seres queridos.   

El día de ayer sucedía esto en su máxima expresión, el dolor de cabeza había iniciado el jueves por la tarde, todos los intentos por disminuirlo habían dado sólo resultados parciales, por lo tanto el descanso había sido muy pobre (más pobre de lo común) y eso no es una buena forma de recuperar al cuerpo.  El jueves busqué relajar mi cuerpo, acudir a mi San Ibuprofeno, colocar mi aparato de Electroestimulación Craneal, poner el árnica en el cuello, piernas, pies, manos, espalda baja (los lugares del cuerpo que suelen hacer notar más el dolor) y bueno…. pedirle a mi cuerpo que me ayudara.  Al levarntarme el viernes no hubo mucho cambio y siguió presente el dolor y el desgaste, debo confesar que fue muy muy difícil la jornada laboral del día pues había que hacer varios documentos y poner mucha atención…. Definitivamente repetí la rutina completa y volví a tomar la medicina, el dolor no cedió por completo, por la tarde una vez más la tecnología estuvo presente y Tommy me ayudó con una sesión de biorretroalimentación… no hay manera de mentir ahí, el cerebro estaba demasiado alterado lo cual significa que ya había un alto desgaste a causa del dolor. La ansiedad ya se había hecho presente y pues había que hacer algo,  me recosté sobre el sillón de la oficina y descansé al rededor de una hora, sin duda sirvió un poco…. posterior a eso tenía muchas ganas de hacer algo que había pospuesto mucho, ver a mi amiga del alma con quien había quedado que cenaría, realmente por mi cabeza pasó el cancelar, me sentía muy cansada, sensible, llorosa, sin embargo había también que decirle al dolor que no podía interferir en todo momento de mi vida y que le pediría que se hiciera a un lado o que no se notara tanto mientras le hacía bien a mi corazón estando con mi amiga.

El resultado fue muy bueno, me reí muchísimo y en definitiva los músculos de mi cara se movieron lo cual ayudó a que la contractura de la mandíbula se relajara un poco y por lo tanto que el dolor también bajara.  Fueron dos horas muy muy buenas, mi corazón necesitaba tanto darle espacio a otra cosa que no fuera solamente el desgaste del día a día y del dolor.

Ahora el reto vendría al día siguiente, la boda de uno de mis mejores amigos y bueno….. había que estar muy bien, había que sentirme bien, había que verme bien.

La mañana del sábado no fue nada benévola y el dolor se incrementó, la vida tiene que seguir su curso y por lo tanto había que trabajar y hacer algunos pendientes antes de alistarme para la boda.  Una buena parte de la mañana busqué encontrar las mejores estrategias para que la noche de la fiesta pudiera estar lo mejor posible y bueno, eso en definitiva significaba ser eficaz y ayudarle a mi cuerpo.  Al rededor de las 2 de la tarde ya había hecho todo lo necesario para poder ir a comer con calma a la casa y entonces también bajarle al ritmo, la tarde era de preparación para la fiesta.

Las decisiones siguientes quisiera compartirlas pues creo que eso permitió que la noche fuera de disfrute a pesar de la realidad.

1.- Comer lo que se que me ayuda a sentirme mejor:  Atún sellado preparado en casa, spaguetti, pera cocida y agua natural, además de que es sano también estos alimentos disminuyen la inflamación (pera) y no la provocan en momentos posteriores (los demás).

2.- Tomar tiempo y por lo menos dedicar 30 minutos a recostarte 

3.- Poner hielo en el lugar del dolor y en este caso de manera espontánea decidí colocar rebanadas de pepinos en mis ojos, no por efecto de belleza sino para permitir que descansaran.  Uno de los síntomas que se presentan al haber dolor de cabeza intenso es la inflamación en el nervio óptico, la visión se disminuye y también el músculo del ojo se inflama por lo tanto hay demasiada tensión en esa zona y al no ser recomendable el hielo directo ahí, una alternativa es el uso de pepino o papa.  Las sensaciones de estos dos elementos en mi rostro no fueron nada agradables al principio, de hecho la primera reacción es decir que “no los quieres” y que mejor te los quitas, sin embargo la estrategia de modificación del foco atencional es sin duda excelente y eso permitió que durante 25 minutos estos dos medios físicos me ayudaran.

Al retirarlos después de ese tiempo mis músculos de la frente, quijada y ojos estaban mucho más relajados  por lo tanto todo mi cuerpo sentía el efecto benéfico del descanso.  

4.- Chiqueate En esta ocasión decidí que quería verme bien, si sentirme bien no estaría al 100% sin duda la sensación de “verte normal” es como caldo de pollo para el alma.  Pedí que me peinaran en el salón y después yo me maquillé. Eso hizo una diferencia ENORME en mi sensación ante el reto de la noche.

5.- Selecciona una indumentaria que sea bonita pero que puedas estar cómoda.  A estas alturas de mi vida y del recorrido del dolor sé perfectamente qué ropa o calzado pueden ser la muerte inmediata, por lo tanto antes que cualquier cosa está la comodidad, sin embargo también es cierto que esto para nada está peleado con el verte bien.  La alternativa fue utilizar un vestido que tiene varillas en el tronco y que me ayuda muchísimo para el sostén de la espalda, hace que se cargue menos peso y por lo tanto el cuello lo agradece de manera profunda.  El otro punto fundamental Los TACONES, no puedes ir de largo a una fiesta y utilizar zapatos de piso, lo mejor de todo es que hoy en día hay múltiples alternativas de comodidad y claro, de buen gusto.  Mi conjunto también contenía este punto esencial, si quieres que el dolor de cabeza no regrese de manera inmediata entonces tus pies deben estar cómodos.  Mi alternativa, zapatos tipo huarache con plataforma corrida y con posibilidad de abrocharse….. cuando los compré mi hermano dijo que tenían diseño de abuelita, yo hoy digo que son una bendición pues me permitieron moverme, verme bien, mantenerme sin dolor de cabeza y estar con comodidad total.   A veces sólo tienes que pensar en ti pues eres quien mejor conoce a tu cuerpo.

6.- Emocionate!!!  Todos los puntos anteriores nos llevaron a la estrategia de CAMBIAR EL FOCO ATENCIONAL, de estar muy interno y estrecho pues toda la energía estaba puesta en el dolor y sus efectos, posteriormente tuvo una modificación y el exterior amplio fue la opción más eficaz.   La estrategia de estar completamente centrada en la manera en la que te sientes puede acumular la ansiedad, hacer que el dolor aumente y claro provocar que decidas abortar la misión de disfrutar la vida.

La emoción, motivación, soñar son movimientos del corazón y el cerebro que llevan a buen puerto, en definitiva estaba muy emocionada por el momento tan importante que viviría mi querido amigo y su hoy esposa, la motivación por ver a muchos de mis amigos queridos que tenía tanto tiempo sin ver y claro soñar que me movería bailando durante la noche me ayudaron muchísimo.  Creo que aún no logro el segundo paso pues se que luego vienen las consecuencias secundarias pero he aprendido a vivir momento a momento y eso viene bien, viene bien.

 

La fiesta….. me encantó, el disfrute estuvo muy presente y el dolor…. También.  Se que cualquiera de los que estuvo ahí conmigo jamás lo notó, se hacer todo lo necesario para que eso no suceda y que entonces yo también me sienta normal aunque sea por convicción momentánea.  Sabía que bailar demandaría mucho en mi cuerpo, ciertamente las piernas pesaban, temblaban y la respiración estaba acelerada…. Bailar me deja sentirme libre, feliz, me deja soñar…. si pagar el precio de eso significa un día siguiente con dolor, estoy dispuesta a pagar el precio las ocasiones en que sea necesario hacerlo.

Imagen

 

Regresar a casa requiere un nuevo ritual posterior a la llegada de las fiestas:

1.- Despeinarte y despintarte (necesario en cualquier mujer)

2.- Colocar tu pijama más cómoda 

3.- Llenar las piernas de árnica y dar masaje, no hay posibilidad de que el dolor y la quemazón disminuya sin eso.

4.- Tomar el ibuprofeno

5.- Hacer uso de mi App para escuchar la melodía de Sueño Reparador

6.- Hacer todo el esfuerzo posible para lograr conciliar el sueño lo antes posible.

7.- Agradecer a Dios por haber podido asistir, disfrutar, ver a mis amigos y la increíble sensación de que alguien que quieres tanto está en un momento tan feliz de su vida.  Eso, vale la pena cualquier cosa, cualquier esfuerzo.

Imagen

 

Un día decidí que si el dolor estaría presente en mi vida los días que tuviera que estarlo, también era completamente cierto que no dejaría que me quitara la alegría de vivir, la posibilidad de disfrutar cada segundo y de acompañar momentos inmensamente significativos para los que quiero…. Esa es mi muleta, es de lo que todos los días me agarro para enfrentar lo que hay que enfrentar.

Y esto… la oración que todos los días me acompaña y me da sentido:

“Nada te turbe, 

nada te espante,

todo se pasa,

Dios no se muda, 

La paciencia todo lo alcanza,

quien a Dios tiene nada le falta,

sólo Dios basta”

Sta. Teresa de Avila

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

2 thoughts on “La boda de tu amig@ y el dolor te persigue…. Estrategias!!!

  1. Pingback: La boda de tu amig@ y el dolor te persigue…. Estrategias!!! | Karensolis. Psychohealth

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s